Saltar al contenido
Como conseguir, mantener y renovar tu visa americana

Mitos que existen sobre la obtención de una visa B1-B2

En esta entrega aclararemos algunos mitos que muchas personas creen con relación a la obtención de un visado para ingresar como turista a los Estados Unidos.

En primer orden cabe destacar, que lo que se debe decir siempre es la *verdad.* La visa no es un derecho, ni una obligación. Este documento de viaje, es un permiso concedido para entrar legal a un país, por lo que es un privilegio a quien se le concede por diversas razonas.

Se cree que las visas se les aprueba a personas que tienen mucho dinero y esto no es cierto. La visa se les aprueba a aquellas personas que pueden y tienen capacidad de demostrar que tienen razones para regresar a su país de origen, sin importar su estatus social.

Otro mito es, que si luego de obtener un visado, existe un lapso de tiempo para darle uso. Esto tampoco es cierto. Las visas son aprobadas generalmente por una validez de diez años, la persona puede viajar cuando quiera durante la vigencia de esta. No existen por lo tanto requisito de tiempo para viajar.

Otra creencia, es pensar que éste proceso es cuestión de suerte y la verdad no es así. Existen factores que pueden denegar una aprobación cuando la persona no se prepara para este proceso, por lo que no es suerte la clave para este tramite legal.

Un mito muy común es pensar que a cada Oficial Consular, se les asigna una cantidad de visas por día. Esto no es una información correcta, ya que las visas de paseo no tienen cuotas y tampoco son asignadas. El cónsul puede aprobar cuantas visas el quiera, si el aplicante cumple con los requisitos de la ley de Inmigración INA, sección 214B.

El pensar que existen cónsules malos y otros buenos es una creencia que no es verdad. La entrevista y todo el proceso en sí, es un tramite legal, por lo que requiere una forma y seriedad al momento de presentarse. No es una fiesta y tampoco un encuentro social.